Territorio de Coahuila y Texas

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 15/11/2019


Banner Amistad Industrial Developers Banner Bank and Trust mobile and text banking

Noticias relacionadas


Noticias recientes


Bailes de gala para celebrar toma de posesión son tradición muy apreciada en EE.UU.

Washington — El 21 de enero, luego de prestar juramento en público, para ejercer su segundo período presidencial, el presidente Obama pronunciará un discurso con motivo de la toma de posesión y participará en un desfile a lo largo de la Avenida Pensilvania, antes de concluir los festejos con una serie de bailes de gala oficiales.


En consideración de la situación de la economía el presidente Obama ha pedido que para la toma de posesión de 2013 solamente haya dos bailes oficiales, de los diez que hubo con ese motivo en 2009. Uno de las bailes oficiales de 2013 será para los invitados especiales del presidente, con algunos boletos para el público. El otro baile será para las familias de militares.

En general, los bailes de gala oficiales para celebrar la toma de posesión se hacen solamente por invitación y el presidente y vicepresidente, acompañados por sus familias, participan en la mayoría de ellos. Muchos de los bailes son extra oficiales, al 27 de diciembre ya había programados casi una docena para la toma de posesión de 2013, patrocinados por entidades locales y nacionales, y están abiertos al público.

La historia de los bailes de gala oficiales es de larga data, y el lugar y la extensión de las festividades ha variado, de acuerdo con los deseos del individuo que asume el cargo.

El 17 de mayo de 1789, una semana después de la toma de posesión de George Washington, en la ciudad de Nueva York, los patrocinadores organizaron el baile en honor del nuevo presidente. Sin embargo no fue sino en 1809, luego de la toma de posesión de James Madison, en el Capitolio en Washington, que comenzó la tradición de los bailes para celebrar la toma de posesión. Esa noche, la primera dama Dolly Madison, invitó a una fiesta en un hotel. Se vendieron 400 boletos, a cuatro dólares cada uno. En 1833 se realizaron dos bailes en honor del presidente Andrew Jackson. William Henry Harrison participó en los tres bailes en su honor en 1841.

El baile con motivo de la toma de posesión pronto se convirtió en uno de los principales acontecimientos para la sociedad de Washington, y el escenario de su realización se convirtió en un tema de discusión y ansiedad, de acuerdo con la Comisión Conjunta del Congreso para Ceremonias de Toma de Posesión (JCCIC). Los organizadores buscaban un edificio que pudiera albergar a una gran cantidad de invitados. En 1849 se construyó un edificio temporal de madera en la plaza Judiciary Square, para uno de los bailes para celebrar la toma de posesión de Zachary Taylor. Para la época de la toma de posesión de James Buchanan, en 1857, se abandonó la idea de tener varios bailes para tener una sola fiesta con miles de invitados. Otra vez, para esa ocasión se construyó un salón temporal.

El presidente Obama y Michelle Obama bailan (AP Images)

El presidente Obama y la primera dama Michelle Obama en un baile de gala para celebrar la toma de posesión con familias militares, en 2009.
En 1865 un edificio de gobierno, la Oficina de Patentes, se usó por primera vez para la realización del baile en ocasión de la segunda toma de posesión de Abraham Lincoln. El baile con motivo de la toma de posesión de Ulysses Grant, en 1869, tuvo lugar en el Edificio del Departamento de Hacienda. Aparentemente no hubo suficiente espacio para los bailes y un inconveniente ocurrido en la sala de recepción hizo que muchos invitados tuvieran que irse sin sus abrigos o sombreros, según relata la JCCIC. Por ello, para la toma de posesión de Grant, en 1873 se construyó otra vez un local temporal.

El baile con motivo de la segunda toma de posesión de Grant resultó ser un desastre, según la JCCIC. Hacía un tiempo helado y la estructura temporal no tenía ni calefacción ni aislamiento. Los invitados tuvieron que bailar con sus abrigos y sombreros puestos, la comida se enfrió, el café y el chocolate caliente se acabaron, y los canarios usados para la decoración se congelaron.

Los posteriores bailes de gala para celebrar la toma de posesión presidencial se realizaron en la sede del Museo Nacional de la Construcción (actualmente el edificio de la Institución Smithsoniana de Artes e Industrias) y en el Edificio de la Oficina de Pensiones, que se convirtió en el escenario favorito entre 1885 y 1909.

En 1913, los organizadores de la toma de posesión planificaron la baile para festejar la toma de posesión de Woodrow Wilson, otra vez en el Edifico de la Oficina de Pensiones; sin embargo Wilson consideró que la celebración era demasiado costosa e innecesaria para la solemne ocasión de la toma de posesión y solicitó a la Comisión que cancelara la baile. Washington no había dejado de tener una baile con motivo de la toma de posesión desde 1853, cuando el presidente Franklin Pierce, de duelo por la muerte de su hijo, pidió que el baile de gala fuera cancelado. Según la JCCIC, aun cuando muchos residentes del Distrito de Columbia se sintieron frustrados por el pedido de Wilson, también hubo quienes sintieron alivio. El Edificio de la Oficina de Pensiones se cerró varias veces durante más de una semana para los preparativos del baile de gala, lo que obligó al cierre de las actividades gubernamentales en el mismo.

En 1921 el presidente electo Warren G. Harding también pidió a los planificadores que se abstuvieran de organizar un baile y un desfile demasiado elaborados, con la esperanza de sentar un ejemplo de simplicidad y ahorro. La comisión cumplió con el pedido y en su lugar el presidente de la JCCIC organizó una gran fiesta privada en su domicilio. Las tomas de posesión siguientes mantuvieron esa tendencia, y los bailes de caridad se convirtieron en la norma luego de las tomas de posesión de Calvin Coolidge, Herbert Hoover y Franklin D. Roosevelt, señala la JCCIC.

El presidente Harry Truman reactivó el baile de gala oficial en 1949. Los organizadores del baile con motivo de la toma de posesión de Dwight D. Eisenhower, en 1953, agregaron un segundo evento debido a la gran demanda de boletos. En la segunda toma de posesión de Eisenhower hubo cuatro bailes de gala. El presidente John Kennedy asistió a cinco bailes oficiales en 1961. El presidente Jimmy Carter trató de quitarle el brillo a las bailes de gala en 1977, dice la JCCIC, al calificarlos de fiestas y cobrar no más de 25 dólares por persona. Para la segunda toma de posesión del presidente Bill Clinton, en 1997, la cantidad de recepciones llegó a su máximo, con 14 bailes de gala oficiales. La toma de posesión de George W. Bush, en 2001, vio declinar la cantidad de bailes oficiales a ocho, y en su segunda toma de posesión en 2005 hubo nueve bailes de gala oficiales.

Luego de su toma de posesión en 2009 el presidente Obama y la primera dama participaron en 10 bailes de gala oficiales, el 20 de enero de 2009.

Read more: http://iipdigital.usembassy.gov/st/spanish/article/2012/12/20121231140523.html#ixzz2IduHuNi6


Galería de fotos


Derechos Reservados 2018. Ramiro Gómez Caldera