Territorio de Coahuila y Texas

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 18/10/2017


Banner Amistad Industrial Developers Banner Bank and Trust mobile and text banking

Noticias relacionadas


Noticias recientes


Bush y legisladores lamentan derrota de proyecto de ley de inmigración

  • Martes 3 de julio de 2007
  • Etiquetas: Estados Unidos
  •  
     

(Se comprometen a continuar esfuerzos para reformar la inmigración)


Por Eric Green
Redactor del Servicio Noticioso desde Washington

Washington – El presidente Bush, líderes del Congreso de Estados Unidos,
así como organizaciones de defensa de la inmigración se lamentan por la
derrota de la legislación que habría aplicado los cambios más importantes,
en más de 20 años, en la ley de inmigración de Estados Unidos.

El proyecto de ley fue retirado de consideración el 28 de junio, luego de
una votación en el Senado de 53 votos a favor y 46 en contra de no imponer
límites al debate. Dicho freno del debate habría permitido que la medida
pasara a la votación en esa cámara.

Tanto los partidarios como los adversarios del proyecto en el Congreso
afirmaron que la legislación estaba “muerta” durante el resto del tiempo
que le queda a la administración Bush, cuyo mandato termina en enero de
2009.

La intención del proyecto de ley era crear un programa de “trabajadores
invitados” provisionales para extranjeros que buscaban empleo en Estados
Unidos, una vía para otorgar la condición legal a los millones de
inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos, y al mismo tiempo
para fortalecer las medidas a fin de reforzar las fronteras de Estados
Unidos.

En una declaración difundida el 28 de junio Bush dijo que le decepcionaba
que el Congreso no hubiera aprobado el proyecto de ley.

La inmigración legal es una de las “principales prioridades” del pueblo
estadounidense, que entiende que el “statu quo es inaceptable cuando se
trata de nuestras leyes de inmigración”, dijo Bush.

Bush agregó que “muchos trabajamos con ahínco” en busca de terrenos comunes
para elaborar un proyecto de ley que pudiera ser aprobado por el Congreso.
“No dio resultado”, aseveró.

El presidente dijo que la última vez que se promulgó un proyecto de ley de
inmigración, en 1986, la ley fracasó ya que no aseguró las fronteras de
Estados Unidos, no estableció un sistema confiable para que los empleadores
verificaran la condición legal de sus trabajadores y alentó a que más
personas entraran en Estados Unidos en situación ilegal. (Véase artículo
relacionado (
http://usinfo.state.gov/xarchives/display.html?p=washfile-spanish&y=2007&m=June&x=20070611122605pii0.6449396 )).

El senador Edward Kennedy de Massachusetts, principal patrocinador
demócrata del proyecto de ley, dijo que sin una nueva legislación la
situación empeoraría en Estados Unidos con respecto a qué hacer con lo que
se calcula que son 12 millones de inmigrantes indocumentados en el país. Al
mismo tiempo expresó su optimismo de que tarde o temprano se aprobará una
ley de inmigración.

“En Estados Unidos no se puede frenar la marcha del progreso”, aseguró.

La senadora demócrata de California Dianne Feinstein declaró que también
esperaba la aprobación, en algún momento, de un amplio proyecto de ley para
reformar la inmigración. “Nosotros volveremos”, señaló.

El apoyo y la oposición al proyecto de ley estableció alianzas
bipartidistas poco frecuentes entre los legisladores del Senado. Unos 33
demócratas, 12 republicanos y el independiente Joseph Lieberman de
Connecticut votaron a favor de mantener vivo el proyecto de ley. Sin
embargo, 37 republicanos, 15 demócratas y el senador liberal independiente
de Vermont Bernard Sanders votaron a favor de proseguir el debate,
eliminando, de esta manera, el proyecto de ley.

La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, una organización de defensa
de la inmigración con sede en Washington, instó al Congreso a que
“comenzara de nuevo” para crear un proyecto de ley que logre el apoyo de la
mayoría. El grupo hispano apeló al Congreso a que apruebe un proyecto de
ley que garantice la seguridad fronteriza y que al mismo tiempo “saque de
las sombras” a 12 millones de personas indocumentadas en Estados Unidos.

Otra organización de defensa en Washington, el Consejo Nacional de La Raza,
afirmó que la derrota es “una victoria para el statu quo y nadie debería
alegrarse de ello”.

La Raza añadió que el voto en el Senado es “un retroceso, aunque no el
golpe de gracia, para la reforma integral de la inmigración. No cederemos
hasta conseguir una solución real, eficaz y justa al tema de la
inmigración”.

El Fondo Méxicoamericano de Defensa Legal y Educación, con sede en Los
Ángeles, dijo al deplorar la derrota del proyecto de ley, que la situación
con respecto a la inmigración en Estados Unidos es “sencillamente
insostenible. Las familias siguen corriendo el peligro de ser divididas,
las empresas siguen sin poder contratar a trabajadores en situación legal
para cubrir sus puestos, y el sistema de inmigración es incapaz de dedicar
los recursos necesarios eficazmente para proteger la seguridad o el futuro
de Estados Unidos”.

ADVERSARIOS DEL PROYECTO DE LEY

No obstante, los adversarios como el senador demócrata Tom Harkin,
calificaron el proyecto de ley como “una mezcolanza intratable, que no
puedo apoyar”. El pedido del proyecto de ley a favor de los trabajadores
invitados extranjeros podría presionar hacia abajo los sueldos de
estadounidenses que se encuentran “en los peldaños inferiores de la
escalera económica”, sostuvo Harkin.

Ben Nelson, otro senador demócrata, dijo que el proyecto ley no sólo era
“irremediablemente defectuoso, sino no que además no tiene salvación.
Tenemos que comenzar otra vez” con un nuevo proyecto de ley de inmigración.

La senadora republicana Susan Collins aseveró que “simplemente no me
pareció que el proyecto de ley tuviera equilibrio correcto. A la gente le
preocupa la solución que se ha propuesto para las 12 millones de personas
que están en situación ilegal en Estados Unidos”.

Otro adversario, la Federación de Reforma de la Inmigración en Estados
Unidos, indicó que una “estrategia integrada de cabildeo” en Estados
Unidos, con programas de charlas radiales, correos electrónicos, llamadas
telefónicas, Internet y “activistas locales de base” lograron descarrilar
el proyecto de ley. El grupo agregó que la ley era “débil, poco práctica e
injusta en extremo”.

EE.UU. ACOGE DE BUEN GRADO A LOS INMIGRANTES LEGALES

Mientras adversarios y partidarios prosiguen el áspero debate en torno al
tema de la inmigración, Estados Unidos sigue atendiendo las necesidades de
los inmigrantes legales con un nuevo sitio en Internet, denominado
WelcometoUSA.gov, donde pueden encontrar información sobre los requisitos
para la naturalización, clases de inglés, o incluso una copia de la
Constitución de Estados Unidos. (Véase artículo relacionado



Derechos Reservados 2006-2014. Ramiro Gómez Caldera