Logo Territorio

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 26 de Octubre del 2020

Declaración del presidente Obama con ocasión del Día Internacional de la Libertad de Prensa

Añade voz de apoyo y admiración hacia la prensa

Aún cuando el mundo reconoce la importancia central, e indiscutible, de la libertad de prensa, los periodistas con frecuencia se hallan en peligro. Desde que esta fecha fuera celebrada por primera vez hace dieciséis años 62 periodistas han sido asesinados. Apenas una tercera parte de esas muertes estuvo ligada al peligro de la cobertura de guerras; la mayor parte de las víctimas fueron reporteros locales cubriendo temas como el delito, la corrupción y la seguridad nacional en sus países de origen. A estas cifras trágicas se agregan los cientos más que cada año confrontan la intimidación, la censura y el arresto arbitrario, culpable no de otra cosa que la pasión por la verdad y la tenacidad en la creencia en que una sociedad libre depende de una ciudadanía informada”, indica el texto de la declaración emitida por el presidente el 1 de mayo de 2009.

A continuación una traducción de la declaración del presidente:

LA CASA BLANCA
Oficina del Secretario de Prensa

1 de mayo de 2009

Declaración del presidente con ocasión del Día Internacional de la Libertad de Prensa

El 3 de mayo de cada año se conmemora el Día Internacional de la Libertad de Prensa, lo que nos recuerda a todos la importancia vital de esta libertad fundamental. Es un día en el que celebramos el indispensable papel que desempeñan los periodistas al denunciar los abusos de poder, y en el que lanzamos la alarma ante la creciente cantidad de periodistas silenciados con la muerte o la cárcel por su intento de llevar al público la información diaria.

A pesar de que el Día Internacional de la Libertad de Prensa se viene celebrando tan sólo desde 1993 sus raíces en la comunidad internacional son profundas. En 1948, cuando los pueblos de todo el mundo emergían de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, los países vieron adecuado consagrar en la Declaración Universal de los Derechos Humanos el principio que establece que “[t]odo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”

Aún cuando el mundo reconoce la importancia central, e indiscutible, de la libertad de prensa, los periodistas con frecuencia se hallan en peligro. Desde que esta fecha fuera celebrada por primera vez hace dieciséis años 692 periodistas han sido asesinados. Apenas una tercera parte de esas muertes estuvo ligada al peligro de la cobertura de guerras; la mayor parte de las víctimas fueron reporteros locales cubriendo temas como el delito, la corrupción y la seguridad nacional en sus países de origen. A estas cifras trágicas se agregan los cientos más que cada año confrontan la intimidación, la censura y el arresto arbitrario, culpable no de otra cosa que la pasión por la verdad y la tenacidad en la creencia en que una sociedad libre depende de una ciudadanía informada. En todos los rincones del mundo hay periodistas encarcelados, o que están siendo constantemente hostigados: desde Azerbayán a Zimbabwe, Birmania a Uzbekistán, Cuba a Eritrea. Los ejemplos emblemáticos de esta desagradable realidad son figuras como J.S. Tissainayagam en Sri Lanka, o Shi Tao y Hu Jia, en China. También nos preocupan mucho los ciudadanos de nuestro país actualmente detenidos en el exterior, personas como Roxana Saberi, en Irán y Euna Lee y Laura Ling en Corea del Norte.

Hoy añado mi voz de apoyo y admiración de todos aquellos hombres y mujeres de la prensa, que trabajan para exponer la verdad e incrementar la rendición de cuentas en todo el mundo. Al hacerlo recuerdo las palabras de Thomas Jefferson:“Siendo la opinión del pueblo la base de nuestros gobiernos, el principal primer objetivo debe ser sostener ese derecho; y si de mí dependiera decidir si debemos tener un gobierno sin periódicos o periódicos sin un gobierno, yo no vacilaría un momento en preferir lo segundo”.

(termina el texto)

(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http://www.america.gov/esp )

Etiquetas: EEUU, libertad, Obama, prensa