Logo Territorio

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 01 de Abril del 2020

Misiones espaciales tratan de esquivar desechos en órbita

Funcionarios estadounidenses y rusos mantienen consultas tras recientes colisiones de satélites

Decenas de miles de piezas de desechos espaciales, o basura espacial como también se le llama, mantienen una órbita alrededor de la tierra, lo que amenaza con disturbar los viajes espaciales y destruir satélites de comunicaciones de los que el mundo depende.

Un satélite comercial estadounidense activo Iridium de 560 kilogramos de peso colisionó con un satélite militar ruso retirado Cosmos de 950 kilogramos de peso a 500 kilómetros de altitud sobre Siberia.

Un satélite comercial estadounidense activo Iridium de 560 kilogramos de peso colisionó con un satélite militar ruso retirado Cosmos de 950 kilogramos de peso a 500 kilómetros de altitud sobre Siberia.

Washington, EE.UU. El Centro Conjunto Estadounidense de Operaciones Espaciales utiliza una red mundial de radares de vigilancia espacial y sensores ópticos y ha catalogado por estos medios 18.000 piezas de desechos manufacturados por el ser humano de mayor tamaño que una pelota de béisbol (no se hace seguimiento de piezas mas pequeñas aunque estas también pueden causar daños considerables).

La cantidad de desperdicios creció el 10 de febrero. Un satélite comercial estadounidense activo Iridium de 560 kilogramos de peso colisionó con un satélite militar ruso retirado Cosmos de 950 kilogramos de peso a 500 kilómetros de altitud sobre Siberia.

El general de la Infantería de Marina de Estados Unidos James Cartwright, vicejefe de Estado Mayor Conjunto, dijo que la nueva nube de desperdicios probablemente hará que los operadores de naves espaciales “jueguen un poco a esquivar obstáculos”.

El científico de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) Nicholas Johnson dijo que la colisión de febrero puede haber creado miles de piezas de desechos de unos pocos centímetros o milímetros de tamaño. La Oficina de Programas de Desechos Orbitales de la NASA en Texas tiene un papel esencial en el desarrollo de medidas para proteger los activos en órbita. Controlar el crecimiento de desechos orbitales es una prioridad clave de la NASA.

El Departamento de Defensa analiza los caminos que siguen los nuevos desperdicios, un proceso que podría llevar semanas. Cartwright dijo que lo bueno es que una vez los desechos estabilicen sus trayectorias, en un mes o dos, éstas serán suficientemente predecibles como para ser evitadas por las misiones espaciales y los satélites.

Sin embargo la capacidad de procesar datos del Centro de Operaciones Conjuntas Espaciales del Ejército de Estados Unidos, en Nebraska, es insuficiente para prevenir todas las colisiones entre satélites. Por ahora la prioridad es proteger los vuelos espaciales tripulados.

El centro no tuvo previo aviso de esta colisión, sino que se enteró de ella cuando el Iridium entró en contacto con el centro. El riesgo para la estación espacial internacional se considera menor ya que la estación y los desechos no están en la misma órbita.

Mitigar nuevas amenazas

Se cree que la colisión de los satélites ha sido la cuarta de estos acontecimientos, pero los científicos piensan que las colisiones podrían ser más frecuentes ya que los elementos en el espacio continúan proliferando. El espacio se va llenando, se calcula que hay alrededor de 13.000 satélites en órbita en la actualidad.

Estados Unidos retiró del espacio uno de sus satélites muertos de la Oficina Nacional de Reconocimiento en febrero de 2008. El depósito de combustible del satélite se destruyó sin incidentes. Quedaron circulando brevemente en una órbita baja desechos residuales, pero estos entraron a la atmósfera de la tierra en unas semanas.

China creó oleadas de desechos en enero de 2007 cuando destruyó un viejo satélite con un misil. El teniente general de las Fuerzas Aéreas estadounidenses William Shelton, comandante del Comando Conunto de Componentes Funcional para el Espacio, dijo a los miembros del Congreso que la prueba antisatélite china colocó 2.300 piezas de desechos en órbita, lo que creó un peligro para vuelos espaciales tripulados y no tripulados.

Debido a que el espacio cada vez está más poblado de objetos, Cartwright solicitó que se comparta más información a nivel internacional en lo que respecta a actividades de satélites y desechos en órbita.

La Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos se reunió en Viena para dialogar sobre la manera de reducir las amenazas de los desechos espaciales poco después de la colisión de satélites del 10 de febrero.

La Agencia Espacial Europea creó en enero su propio sistema de vigilancia de desechos espaciales.

Estados Unidos se ha esforzado en tratar de identificar posibles peligros espaciales. Garold Larson, que dirige la delegación estadounidense ante la Conferencia de Desarme en Ginebra, dijo que Estados Unidos hace todo lo que puede “para preservar la seguridad de los vuelos en el complejo entorno del espacio exterior”. Dijo a los miembros de la conferencia, el 19 de febrero, que la colisión de los satélites subraya el problema de un “entorno cada vez más congestionado en el ambiente espacial”. Las colisiones, indicó, podrían limitar el uso del espacio para los investigadores y científicos.

Funcionarios estadounidenses y rusos han celebrado consultas desde que ocurrió la colisión, dijo Larson, proporcionando “una medida valiosa de transparencia y creación de confianza” entre ambos países. La futura cooperación con otros estados ayudará a prevenir más colisiones.

Las coordenadas espaciales de los nuevos desechos de satélites de Estados Unidos y Rusia se anunciarán en el sitio Web público http://www.Space-Track.org. El portavoz del Departamento de Defensa Geoff Morrell dijo que esto hará posible para los países y entidades que tienen elementos en el espacio “determinar el riesgo que corren sus activos espaciales”.

Etiquetas: basura espacial, colisión, espacio, Estados Unidos, Rusia, satélites


Galería de imágenes