Logo Territorio

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 08 de Agosto del 2020

Propone el PAN Sistema Nacional Anticorrupción

México, D.F., Lunes, 20 de octubre de 2014. Mensaje del Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, acompañado por los Coordinadores en el Senado, Jorge Luis Preciado; en la Cámara de Diputados, José Isabel Trejo; así como por senadores y diputados, realizada en la sala de conferencias “Carlos Septién García” de la sede nacional.

DIAGNÓSTICO:

El sistema nacional anticorrupción que proponemos es un sistema autónomo, ciudadano e integral de combate a la corrupción, sin precedentes en la historia de México.

Es un sistema que evitará los fracasos del pasado en materia de combate a la corrupción.

El costo de la corrupción en México es alarmante.

De acuerdo al Banco Mundial, la corrupción le cuesta a nuestro país 9 puntos porcentuales del PIB (1.5 billones de pesos) cada año. Esto equivale a 45 veces el presupuesto de la UNAM o cerca de 10 veces el costo del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. (Banco Mundial).

Según Transparencia Mexicana, sólo para trámites básicos, los hogares mexicanos destinan 32 mil millones de pesos al año. Las familias mexicanas pagan sobornos para asuntos que van desde llevar un proceso ante el ministerio público hasta inscribir a un niño en la escuela. (Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno 2010, Transparencia Mexicana).

Los más pobres son los más afectados: los hogares con ingresos menores a un salario mínimo destinan el 25% de sus ingresos (uno de cada cuatro pesos) al pago de sobornos para procesar trámites o acceder a servicios básicos. (Transparencia Mexicana).

En el índice que publica Transparencia Internacional, México ocupa el vergonzoso lugar 106 de 177 naciones, donde 1 es el país mejor evaluado y 177 el de mayores niveles de corrupción, y también estamos entre los peores lugares de América Latina. (Transparencia Internacional).

La corrupción se refleja en las medicinas que no llegan a los hospitales públicos, en los departamentos que se cuartean en las unidades habitacionales y casas de interés social, en la necesidad de pagar sobornos para recibir agua y otros servicios básicos.

La percepción de corrupción se agrava aún más cuando observadores como Transparencia Mexicana alertan sobre el hecho de que las adjudicaciones directas (las compras a los cuates) se han convertido en la norma y no la excepción dentro de las licitaciones de compras públicas.

Sin un robusto sistema nacional anticorrupción, no habrá inversión nacional y extranjera a toda su capacidad.

En la encuesta que aplica el Foro Económico Mundial a los empresarios que invierten en México, el valor más problemático y negativo fue justamente el de la corrupción.

PROPUESTA:

La propuesta que hoy presentamos es producto de múltiples consultas con especialistas, señaladamente con Transparencia Internacional, Transparencia Mexicana y la Red por la Rendición de Cuentas. Nuestra propuesta recoge las mejores prácticas a nivel internacional en materia de combate a la corrupción.

Quiero reconocer el trabajo de los autores de esta propuesta:

Al coordinador del grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, José Isabel Trejo Reyes. A los diputados Marcos Aguilar Vega, la diputada Elizabeth Oswelia Yañez y el diputado Fernando Rodríguez Doval.

Al coordinador del grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Senadores, Jorge Luis Preciado Rodríguez y al senador Fernando Torres Graciano y a la senadora Pilar Ortega Martínez Todos ellos aquí presentes. Mi más amplio reconocimiento.

Nuestra propuesta es de combate frontal, radical e integral contra la corrupción.

Proponemos crear un auténtico SISTEMA NACIONAL ANTICORRUPCIÓN. Entendido como un conjunto de órganos con funciones que se complementan entre sí. El Sistema que proponemos cuenta con los siguientes seis elementos:

PRIMERO. Un Consejo Nacional en el que participan todos los órganos públicos que intervienen en el sistema, así como una amplia representación ciudadana.

SEGUNDO. Un Comité Ciudadano para la Ética Pública, integrado por ciudadanos de reconocido prestigio en materia de combate a la corrupción, responsable de la instalación de observatorios ciudadanos en todo el territorio nacional, y encargado de formular denuncias y proponer políticas públicas para el combate a la corrupción.

TERCERO. En materia de control interno, proponemos el fortalecimiento de la Secretaría de la Función Pública en materia de auditoría e investigación. Proponemos que el titular sea ratificado por el Senado de la República. Y que el titular del Órgano Interno de Control de todos los Organismos Constitucionales Autónomos, sea nombrado por mayoría calificada de la Cámara de Diputados.

CUARTO. En materia de control externo, proponemos que sean dos órganos, absolutamente independientes del Poder Ejecutivo, los responsables de auditar el uso de los recursos públicos e investigar, con las más amplias facultades, posibles actos de corrupción.

Ambos órganos estarán facultados para recibir quejas y denuncias ciudadanas, con la garantía de que sus denuncias sí darán lugar a investigaciones serias, realizadas por órganos autónomos y que habrá consecuencias para los corruptos.

A) El primero, la Auditoría Superior de la Federación. Modificando la constitución para otorgarle las más amplias facultades en materia de auditoría, antes, durante y después del ejercicio del gasto, y también con las más amplias facultades de investigación ante quejas y denuncias ciudadanas o actuando de oficio

B) El segundo, la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, en los términos aprobados en la reciente reforma constitucional de febrero de este año. Con las más amplias facultades de investigación. Con la obligación de actuar ante denuncias ciudadanas y responsable de ejercer acción penal para llevar a quienes cometan actos de corrupción a la cárcel. Como ya fue aprobado, el fiscal será nombrado por el voto de las dos terceras partes del Senado de la República y será independiente del Poder Ejecutivo.

QUINTO. En materia de sanciones, empecemos por reconocer que de nada sirve que haya denuncias ciudadanas, auditorías e investigaciones, si no se castiga a quienes cometen actos de corrupción. Los niveles actuales de impunidad son verdaderamente alarmantes. México es un país en el que los políticos corruptos, casi siempre se salen con la suya. Un dato ilustrativo: de casi 2,500 promociones de sanción en la última Cuenta Pública revisada por la Auditoría Superior de la Federación, sólo 4 servidores públicos recibieron la máxima sanción administrativa.

Nuestra propuesta es retirar la facultad de sanción a las contralorías que dependen de los Presidentes municipales, Gobernadores y Presidente de la República. Proponemos otorgar las facultades de sanción a los jueces en materia penal (ante acusaciones de la Fiscalía), y en materia administrativa, al Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa. Nuestra propuesta implica transformar este tribunal en un Tribunal Federal de Cuentas.

SEXTO. Finalmente, por mandato constitucional, nuestra propuesta incluye reproducir el sistema en el ámbito local de los Estados y los Municipios, donde también son altísimos los niveles de corrupción.

Hacemos un llamado respetuoso al resto de las fuerzas políticas, a pronunciarse sobre esta propuesta para crear el Sistema Nacional Anticorrupción.

Se trata de una propuesta seria, de combate frontal contra la corrupción. Del tamaño del problema debe ser el tamaño de la solución.

Esperamos que las fuerzas políticas representadas en el Congreso hagan suya la causa de acabar con la corrupción y procedamos de inmediato a un debate que nos lleve a reformar la constitución y las leyes secundarias para hacerlo realidad.

Pongamos a los corruptos en su lugar: en la cárcel y lejos, muy lejos, del manejo de los recursos que son de todos los mexicanos.

00

Etiquetas: anticorrupción, PAN, propuestas, Ricardo Anaya