Logo Territorio

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 30 de Septiembre del 2022

Atender con oportunidad el Mal del Parkinson permite limitar el avance de la enfermedad

-El padecimiento ocurre cuando las neuronas dejan de comunicarse entre sí con las sustancias neurotransmisoras

Saltillo, Coahuila. 07 de abril del 2022.- El tratamiento oportuno contra el Mal del Parkinson limita el avance de la enfermedad y evita el rápido deterioro progresivo de la persona al grado de llevarla a una situación de incapacidad, es por eso que en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se sugiere estar alerta a los primeros síntomas que suelen ser temblor, rigidez, movimiento involuntario en el cuerpo, cambios en la postura, alteraciones en la función cognitiva y en la expresión de las emociones.

None

La especialista en geriatría adscrita al Hospital General de Zona (HGZ) No. 2, doctora Sandra Martínez Fernández, expuso que este padecimiento es neurológico degenerativo y progresivo; de no atenderse, con el tiempo la persona deja de ser productiva y empieza a depender totalmente de la familia, por lo que la recomendación es detectar en tiempo los síntomas y seguir el tratamiento al pie de la letra para lograr una mejor calidad de vida.

Detalló que el Parkinson ocurre cuando las neuronas dejan de comunicarse entre sí con las sustancias neurotransmisoras como la dopamina, que se encarga de llevar las órdenes del cerebro para el movimiento de todo el cuerpo.

Si bien no se tiene claridad respecto a su origen, se considera que una alimentación balanceada y la práctica de deporte son esenciales en la prevención de éste y de todo tipo de padecimientos.

Añadió que en promedio afecta a una de cada 100 personas mayores de 60 años, a cuatro de las que sobrepasan los 70 años y a ocho de las que tienen más de 80 años, además es la segunda enfermedad neurodegenerativa en prevalencia e incidencia después del Alzheimer.

Los primeros síntomas son sutiles y paulatinos; los pacientes pueden sentirse cansados o advertir un malestar general. Algunos pueden mostrar temblor y dificultad al momento de levantarse de una silla. Hablan con voz excesivamente baja y su caligrafía aparece apretada e irregular.

Los amigos o familiares usualmente son los primeros en darse cuenta de los cambios. Pueden notar que la cara de la persona carece de expresión y de animación (conocida como “máscara”), o que permanece en cierta posición por largo periodo de tiempo o que no mueve un brazo o una pierna normalmente. Quizá el afectado permanece inflexible, inseguro e inusitadamente lento.

A medida que progresa, el temblor, que afecta a la mayoría de los pacientes de Parkinson, comienza a interferir con las actividades cotidianas como dificultad para escribir, lentitud en las diferentes actividades de la vida diaria (bañarse, vestirse, abotonarse) y, posteriormente temblor, inestabilidad al caminar y pérdida del equilibrio. Los pacientes muchas veces se ven imposibilitados a sostener bien los utensilios y en ocasiones les impide hasta leer.

La especialista insistió en que las personas que presentan temblor de reposo, rigidez, lentitud o dificultad en la marcha y en general para los movimientos, inestabilidad en la postura y en la coordinación, deben recibir atención médica ya que la oportunidad en la detección de la enfermedad permite limitar el avance y con ello ofrecer una mejor calidad de vida.

Recomendó a las personas mayores de 60 años cuidarse de los factores de riesgo para evitar o retrasar la presencia de la enfermedad, a través de la realización de la actividad física (caminar), dormir adecuadamente y evitar el uso de café, alcohol y tabaco. Y por supuesto, acudir a solicitar evaluación médica para un diagnóstico certero y evitar automedicarse.

Etiquetas: atención, Coahuila, IMSS, Mal del Parkinson, salud


Galería de imágenes