Territorio de Coahuila y Texas

Territorio de Coahuila y Texas

Ciudad Acuña, Coahuila, México | 24/08/2017


Banner Amistad Industrial Developers Banner Bank and Trust mobile and text banking

Noticias relacionadas


Noticias recientes


Prefieren morir de un balazo, a morir de hambre en su tierra

Mi amigo Bernardo Valdés presidente del comité municipal del PAN me invitó a que acudiera a la entrevista que tendría el hoy senador electo, Guillermo Anaya Llamas con el padre Juan Andrés, vicario de la Iglesia católica de San José, quien es el encargado del comedor para indocumentados y aspirantes a serlo en el comedor EMMAUS en esta frontera, que atiende a unas 80 personas diariamente, donde les dan alojamiento, comida, e inclusive información de los malos coyotes – ¿hay buenos? -, a los aspirantes a indocumentados.


Prefieren morir de un balazo, a morir de hambre en su tierra

Prefieren morir de un balazo, a morir de hambre en su tierra

Ciudad Acuña, Coah. Yo, extrañado de que un párroco de la grey católica apoyara a un candidato en campaña, y menos del PAN, acudí sin otro propósito que cubrir otro acto más de campaña de los muchos a los que los candidatos o coordinadores de campaña del PRI, el PRD o el PAN nos invitan en esta frontera, pero me equivoqué, como me daría cuenta mas delante.

Los coordinadores de campaña de Memo Anaya nos habían invitado a la conferencia y a desayunar con él a los 8 de la mañana y Anaya llegó una hora tarde; sin embargo en atención a mi amigo Bernardo Valdés, me esperé y participé de la entrevista.

“Los emigrantes indocumentados extranjeros sufren el doble que los mexicanos: el robo, asalto y violación a sus derechos por parte de autoridades mexicanas, y luego el maltrato de las autoridades migratorias americanas”: Padre Juan Andrés.

En la conferencia de prensa, Anaya reconoció, entre otras cosas, que sí se le cayó el distribuidor vial Revolución que construyó cuando fue alcalde de Torreón.

Pero esa es otra historia.

“Del total de aspirantes a indocumentados atendidos la anterior semana en EMMAUS, 144 de ellos provinieron de Coahuila, 141 de Guanajuato, 74 de Veracruz, y 14 de El Salvador, Guatemala y Honduras, entre otros”: idem

Frente a la presidencia Municipal donde nos encontramos horas después, le dije a Bernardo que si esta vez su candidato iba estar a tiempo o si nos iba a hacer lo mismo de la mañana, y éste se comprometió a que a la una de la tarde estaría Anaya en el comedor para emigrantes, que mantienen algunos miembros de la comunidad, bajo la tutela del vicario Juan Andrés.

“Este año han muerto 39 indocumentados, mexicanos o extranjeros, la mayoría ahogados en el río Bravo, otros por insolación o deshidratación”: idem

Llegué antes de la una, por lo que pasé al IECAM donde una docena de profesionistas de Acuña recibían un curso para ser multiplicadores de grupos que luchan contra las adicciones en los jóvenes, auspiciado por la Universidad de Reno, Nevada, según informó Cristina López quien vino a esta frontera desde aquella ciudad Americana.

Antes de irme del IECAM, la coordinadora del mismo, Profesora Guillermina Ortiz Nevares – esposa del regidor priísta Ariel Braña Tejeda, ambos amigos míos -, me invitó a pasar a su oficina para que hiciera extensiva una invitación a los maestros a tomar cursos de actualización e informar de la convocatoria a Exámenes Nacionales para Maestros en Servicio Ciclo escolar 2006-2007.

“De 25 a 30 personas reciben atención en EMMAUS, diariamente”: idem

Cabe hacer notar que el comedor EMMAUS está a espalda del IECAM, y que la entrada a ese centro de apoyo a emigrantes está por la calle Victoria, mientras que al IECAM se entra por el libramiento Emilio Mendoza, ambos centros de apoyo, ubicados a unos 300 metros del río Bravo, por lo que me despedí de la profesora Guillermina, de donde me llevé un vaso de agua fresca, para sofocar el calor de 38 Grados Centígrados que nos agobia desde la primavera en ciudad Acuña.

“Comieron hoy, en EMMAUS, 3 ciudadanos de Honduras, un poblano, uno de Monclova y cinco de Guanajuato”: idem

Una vez que entré por otra puerta, a la calle Victoria, gracias al vigilante del IECAM que me conoce, y abrió los dos candados de la puerta trasera, me di cuenta que el comedor EMMAUS estaba cerrado, pues como informaría el padre Juan Andrés, un poco después, abren hasta las cuatro de la tarde. Llegué pero aquello estaba solo pero me salí pues no llegaba aun el padre Juan Andrés, pero me encontré con un indocumentado al que le sorrajé de sopetón la pregunta y afirmación ¡tú no eres mexicano!... “¿De qué parte de Centroamérica eres?” El sonrió y me dijo “sí soy mexicano”. Le hice la pregunta de los sesenta y cuatro millones: “a ver, cántame la tercera estrofa del Himno Nacional Mexicano”, – en broma, pues yo sé que ni los políticos mexicanos se la saben, está demostrado -. Pero él solamente sonrió. , bueno la mayoría, se lo saben.

Algunos minutos después ya dentro del comedor EMMAUS me confesó: “Efectivamente, soy Hondureño”.

Salí y en eso llegaba apresurado Bernardo Valdés, quien llamó a su candidato para que se apersonara en el comedor EMMAUS. Antes llegó el padre Juan Andrés muy amigo de Bernardo, según lo noté.

Caminamos, el padre y Bernardo adelante para que le comida estuviera a tiempo para los candidatos y yo un poco atrás me encontré a un grupo de aspirantes a indocumentados.

-“¿Cómo te llamas?”, le dije al primero de ellos.

-“¿Para qué quieres saber?, contestó

-“Por que si de por sí dicen que los periodistas decimos mentiras, cuando menos daré tu nombre verdadero”.

-“Me llamo José Trinidad Gonzalez, vengo de Celaya, Guanajuato, y viajo con cuatro de mis hermanos y dos de mis cuñados”, contestó.

“¿Por qué vienes a sufrir?... ¿sabes que puedes perder la vida en el intento, que te pueden inclusive hasta balacear?”
-“Los sé, pero prefiero morir de un balazo a morir de hambre, yo o mi familia.”

En esto estaba, cuando llegó la comitiva de políticos y esta vez, como una excepción al candidato, abrieron a la una, para beneplácito de un grupo de aspirante a indocumentados mexicanos y tres centroamericanos que esperaban el apoyo del centro para emigrantes, donde les tocó en suerte, mas tarde, como a las dos, comer junto al entonces candidato y hoy senador electo Guillermo Anaya Llamas, el candidato y hoy diputado electo por el primer distrito, diputado Dr. Humberto García Reyes, el suplente y otras personalidades del panismo estatal y local.

“Saber los nombres de los aspirantes a indocumentados, permite luego en una desgracia, que nadie desea, identificarlos, mediante una bolsa de alimentos para el viaje, que les dan en EMMAUS”: idem

Anaya llegaría, acompañado de un grupo de señoritos, de Torreón pegados todo el tiempo al celular y con cara de fastidio – sus coordinadores de su campaña -, y de panistas de Acuña y Piedras Negras, personas, más sensibles a los condiciones de pobreza de los emigrantes y del propios comedor EMMAUS.

“Los aspirantes a indocumentados deben respetar reglas en EMMAUS, de conducta, sanitarias, y otras, y solamente pueden quedarse un máximo de cinco días hospedados”: idem.

Anaya les peguntó, ya en el comedor EMMAUS, junto al padre Juan Andrés, que de donde venían… contestaron primero los extranjeros, que de Honduras, y luego los mexicanos, uno de Puebla y otro de Monclova, Coahuila y cinco de ellos de Guanajuato, de la tierra del presidente Vicente Fox.

En una cárcel de EEUU donde permanecieron detenidos, los guanajuatenses se enteraron de la existencia del comedor EMMAUS, por boca de dos de sus paisanos de Celaya.

“Queremos leyes que ayuden a evitar la inmigración ilegal pero también leyes para proteger a los indocumentados”, pidió el padre Juan Andrés a Guillermo Anaya y al Dr. Humberto García.

Anaya preguntó que de qué vivían en Guanajuato, y le dijeron que del campo. Siembran pero ni con una buena cosecha les alcanza para pagarle al banco el crédito de avío o refaccionario.

“Somos el último lugar de apoyo a nuestros connacionales y a los emigrantes extranjeros al final del camino, pues de aquí no hay mas que el semidesierto, el río Bravo y largo camino ente el calor o el frío, hacia el sueño americano”, diría el padre Juan Andrés, en otras palabras claro”: idem

Anaya, cruzado el pie derecho sobre la pierna izquierda, meditabundo, se llevó en la mente, tal vez en su conciencia, que no todo lo que dice el presidente Vicente Fox es cierto, y no me refiero al apoyo al candidato de su partido durante la pasada contienda electoral, sino a los programas del gobierno federal presuntamente de beneficio a productores del campo, o los educativos o de salud.

Post Scriptum: Aunque este articulo fue escrito el 19 de mayo, lo publico hasta hoy 19 de julio, pues respetando las leyes de anfitrionía, no quise afectar la campaña del PAN ya que fui invitado a un evento privado por mi amigo el Ing. Bernardo Valdés, presidente del comité municipal del PAN en ciudad Acuña y desviar la atención de un punto toral del mismo: las razones que tienen los mexicanos para irse como indocumentados a los EEUU.


Galería de fotos


Derechos Reservados 2006-2014. Ramiro Gómez Caldera